Zeiss Ikon Box Tengor 56/2.

Fecha de adquisición 04.06.11
Lugar + Fecha de Fabricacion Zeiss Ikon Stuttgart (Alemania), 1951-1956
Objetivo Goerz Frontar 1:9/105mm
Cierre Simple 1/30s
Tipo y dimensiones negativo Rollo 120(B-II), 6x9cm
Ref. Kadlubeck ZIK---

Creo que esta cámara es la que me originó el "frenesí Box Tengor", gracias al cual he editado (o estoy en ello) el artículo de la serie completa de esta cámara de cajón y los artículos de cómo es por dentro. De hecho, ayer este fin de semana mismo me senté delante del eBay (y mira que me prometí dejarlo en paz por una temporada) y me hice con la Box Tengor 54 de 1934 y la Box Tengor 760 de 1926 por no mucha pasta. Todo para ver si completo la colección (de las Box Tengor, se entiende!)

Y eso es porque, aunque ya sabía que la Box tengor había tenido varios modelos a lo largo de sus 30 años de vida (1926-1956 como Zeiss Ikon, desde 1924 como Goerz), al adquirir la 56/2 se me hizo claro que era "relativamente" (y remarco lo de relativamente) sencillo hacerse con la citada serie entera.

Hacía tiempo que quería hacerme con uno de los últimos modelos de la Box Tengor, aunque con calma. Simplemente esperaba a que saliera en algún mercadillo por un par de duros y al final sonó la flauta y me hice con el modelo que os presento en esta página, que está en condiciones inmejorables y que además adquirí con funda original.

Una vez puestos a identificarla, me alegré sobremanera al descubrir que ésta cámara fue la última Box de la serie y última Box de Zeiss Ikon. Y más me alegré pues hacía poco me había hecho con el modelo original de Zeiss Ikon 54/2 de 1926.

Hay otras 2 Box Tengor (que aún no tengo) con el frontal al estilo de ésta cámara (óvalos cromados). Una es la 55/2 de 1939 y otra es su sucesora de 1950, que al poco fue sustituída por ésta 56/2, que aguantó el tipo hasta 1956 cuando llegó el ocaso de las cámaras de cajón. Ya simplemente nadie las quería y el segmento de cámaras económicas de no muy altas prestaciones fue ocupado en gran medida por cámaras compactas para rollo, que normalmente eran del tipo de tubo extensible.

Hay gente que confunde el modelo de 55/2 1950 con el 55/2 de 1939, alegrándose de tener un modelo más viejo y raro (el de 1939) de lo que realmente tiene en las manos. Una gran ayuda para diferenciar definitivamente ambos modelos 55/2 (sin poseer ninguno) ha sido el libro de Willi Kerkmann de cámaras alemanas 1945-1999.

Os recomiendo (y no por que sea mío!) el artículo sobre la serie Box Tengor para que veais todos sus modelos y evolución técnica e histórica.

La Box Tengor siempre fue algo así como la cámara de lujo entre las cámaras de cajón. Mientras otros fabricantes como Agfa (recién estrenada en 1926 para la producción de cámaras) se afanaban en sacar un modelo barato como la Agfa Box para la venta en masa, la igualmente recién formada Zeiss Ikon apostaba por productos de calidad, aunque éstos duplicaran o cuadruplicaran el precio de sus competidores. Y todo ésto para pararle los pies al arrollador mercado americano que empezaba a inundar la propia Alemania con sus productos, como en éste caso las igualmente económicas Kodak Brownie de cajón.

El modelo 56/2 es ya así como rizar el rizo de las cámaras de cajón. Era de una calidad que tenía poco que envidiar a otras cámaras compactas que ya empezaban a pulular en el mercado postguerra.

Para empezar, heredó de su predecesora 55/2 un paso de foto que incluía prevención de dobles exposiciones. Éste sistema no era nada común en una cámara de cajón, y hay que mencionar que Zeiss Ikon ya lo implementó en la 55/2 de 1939, cuando el sistema no era común en ninguna cámara (salvando excepciones como las Leicas o las Contax de la propia Zeiss Ikon).
Este sistema incluye una pequeña ventana en la parte superior, que se torna de color rojo cuando la cámara está cargada y lista para disparar.

Los visores eran del estilo de la edición Box Tengor de 1934; uno lateral y otro frontal de tamaño y claridad respetable. Claro que no podemos esperar corrección de paralaje en los mismos y normalmente lo que vemos por esos visores suele difererir bastante (hablando principalmente del encuadre) de lo que veamos luego en la foto tomada.

El disparador sería una de las mejoras principales con respecto a la 55/2 de 1950, ya que ahora se trataba de una palanca lateral más fácil de usar y que incluía un seguro para prevenir disparos accidentales. De nuevo una ventanilla se tornaría de color rojo cuando el disparador está liberado y listo para disparar.
En el lateral del disparador se sitúan la gran rueda de paso de foto y otra fija más pequeña para abrir la cámara (presentes desde 1939). También incluía la habitual rosca para latiguillo, presente desde el modelo de 1928.

Otra de las mejoras sustanciales fue la óptica. Aunque seguía montando el Goerz Frontar típico de la serie (acromático de dos lentes en un grupo), en ésta ocasión se trataba de un más luminoso sistema 1:9/105mm en lugar del acostumbrado 1:11. Lo que nos permitía aprovechar mejor la luz existente con su única velocidad de 1/30s. Algunos modelos viene marcados con "Goerz Frontar Achromat 1:9" en lugar del único "Goerz Frontar" del mi ejemplar.
la óptica presenta un bonito color violáceo, que inmediatamente nos hace pensar que la lente tiene tratamiento antireflejos. Una mirada dentro de la cámara (como podréis ver luego) delata que el color procede del espejo que oculta la mecánica del obturador. Aún así la lente sí que tiene tratamiento antireflejos, presente ya en el modelo 55/2 de 1950. Según el ángulo, podemos ver reflejos azulados en la lente que confirman dicho tratamiento. La propia Zeiss Ikon anunciaba dicho tratamiento en su catálogo. De nuevo, ésto era algo raro de encontrar en una cámara de cajón; por un lado un objetivo mejor que el típico menisco de una lente, y por otro lado tratamiento antireflejos para mejor uso de películas con mayor sensibilidad y en color.
Antes de la guerra, el tratamiento antireflejos se usaba mayormente para fines militares, o en escasos ejemplos de la propia Zeiss Ikon, como su Tessar de Carl Zeiss.

Otro complemento de la cámara, presente desde la 55/2 de 1950, es la conexión sincronizada PC para flash. Aunque la cámara no tenga zapata para accesorios, había acoples para las roscas de trípode que permitían el uso de estos flashes de bombilla desechable. En ésta época ya había otras cámaras de cajón con sincronización PC, aunque normalmente tenían conexiones propias específicas para flashes exclusivos para la cámara en cuestión.

De nuevo algo que ofrecía la Box Tengor y no era común en una cámara de cajón era el enfoque de distancias. Estas cámaras solían venir, como dicho, con una lente de menisco y además eran de foco fijo, por lo que simplemente estaban ajustadas para sacar fotos nítidas de en torno a 4m – infinito. Sin embargo la Box Tengor incluiría a partir de 1934 dicho enfoque de distancias gracias a 2 lentes supletorias que se sitúan por detrás del obturador y que nos dejan sacar fotos enfocadas de 1 a 2 metros, de 2 a 8 metros y de 8 metros a infinito. Otro de los motivos por los que ésta cámara era más cara (y versátil) que sus competidoras.

Igualmente presentaba 3 posibles diafragmas por medio de un disco rotativo (como veis en las fotos de arriba). En éste caso eran de 1:9, 1:11 y 1:16 a diferencia de modelos anteriores con Frontar 1:11.

En el lateral izquierdo superior encontramos el selector M/T para sacar fotos a una velocidad única de 1/30s (M) o mientras mantengamos pulsado el disparador (T). Antes de la guerra éste selector era denominado M/Z (Momentaufnahme / Zeitaufnahme).

Igualmente debido a ésto, encontramos grabado un “GERMANY” en la parte trasera de la cámara, al lado de la mirilla para paso de foto. Si veis algo parecido a esto en una cámara alemana (como “Made in Germany”, “Made in West Germany” o similiar) tened por seguro que la cámara es postguerra. Que le dijeran a Adolfo que en un cámara alemana iba a venir su procedencia escrita en inglés!
Igualmente la funda de imitación de cuero lleva impresa el "Made in Germany", al igual que el nombre de Zeiss Ikon y el modelo de funda: el 1227/2.



La mirilla roja viene con su cubierta extra. Algo de agradecer al usar película de altas sensibilidades. Esta cubierta ya se incluyó en 1934. Igualmente por detrás encontramos el nombre de la cámara, aunque sin referencia a su modelo (56/2) seguramente debido a que era el único modelo en vigor de la cámara, y no como en 1926 o 1934 que había varios dependiendo del formato y sí venía impreso el modelo en cuestión.

Para abrir la cámara tiramos del ya mencionado botón que hay entre la rueda de paso de foto y el disparador. El casette tiene de nuevo una indicación sobre la película a usar (B II, o sea, del tipo 120, mejor que mejor si es Zeiss Ikon!) y el formato de las tomas. En modelos más antíguos venía esta indicación impresa; en éste modelo viene estampado en la chapa.

Y cómo es la mecánica por dentro y cómo funciona os lo muestro igualmente (estoy que lo tiro!) en un artículo aparte, si es que os interesa.

Y esta era la Zeiss Ikon Box Tengor 56/2. La crème de la crème de las cámaras de cajón (33 DM en 1951). El culmen y el ocaso de, quizás, uno de los tipos de cámara menos valorados que existe, pero que sin duda tuvieron su gran papel en poner la fotografía al alcance de todas las edades y todos (o casi) los bolsillos.



Manual en PDF Manual en PDF
Manual Box Tengor 56/2
(inglés, PDF)
Manual Box Tengor 56/2
(alemán, PDF)
Gracias a Butkus


Desmontaje de la
Box Tengor 56/2


Box Tengor 56/2 1954 Box Tengor 56/2 1955
Catálogos gracias a Butkus

Otras fuentes en internet:
- http://www.lippisches-kameramuseum.de/Zeiss_Ikon/Zeiss_Ikon_Box_Tengor_56_2.htm
- http://www.breutel.de/kameras/seiten/0424.html

Atrás