Bueno, lo de las cámaras fotográficas (que no imprescindiblemente la fotografía) empezó allá en torno a 1840, y tras los primero inicios con sustancias impresionables para crear el negativo, la tecnología avanzó hasta poder crear estas cámaras "portátiles" que cualquiera podía llevar encima para hacer sus propias fotos.
Atrás quedaron los tiempos de las grandes cámaras de madera y el fotógrafo oculto debajo de un trapo para realizar la "instantánea" (que de eso tenía poco), aunque éstas siguieran utilizándose.
Las cámaras de placas con auténticas "antiguallas" y perduraron hasta más o menos finales de los años 30 del Siglo XX, cuando fueron paulatínamente sustituidas por las Cámaras plegables de rollo.

Realizar una foto con estas cámaras era toda una aventura! Por supuesto, debían estar en un lugar fijo (normalmente en un trípode), luego, había que abrir el obturador del objetivo para ver lo que se quería fotografiar al fondo de un cristal mate translúcido. Una vez ajustada la distancia de la imagen (por medio de guías y pasos de rosca), la apertura del diafragma (para ambientes con más o menos luz) y en la mayoría de los casos, incluso el tiempo de exposición (normalmente de fracciones de segundo a un segundo), se insertaba una placa fotográfica protegida por una caja metálica al efecto, se retiraba una lámina metálica protectora y se disparaba!
Total, para una foto (que en este caso sí era "instantánea") te podías pasar un rato largo para todos los ajustes necesarios. Eso si era saber de fotografía y no como ahora!

Estas máquinas suelen tener forma de caja, con cuerpo de madera recubierto de cuero fino o material similar. Se abren y se despliega un "fuelle" que termina en el objetivo. Ajustando el fuelle en su carril alante y atrás, se enfocaba la imagen según su posición. Con el tiempo, incluyeron (fue todo un adelanto!) un visor óptico "brillante", por el cual se veía en miniatura e invertica la imagen a fotografiar sin necesidad de recurrir a al cristal mate del interior (que hay que retirar antes de insertar la placa fotográfica).

Como fotografiar objetivos en movimiento con ese visor óptico era poco menos que imposible, debido además a la cantidad de ajustes necesarios, también se acabó añadiendo un "marco sport" que no era otra cosa que un alambre que se desplegaba en forma rectangular y a través del cual (del rectángulo) podías situar la imagen en movimiento a fotografiar (al ser el rectángulo una superficie más grande que el visor óptico).
Otras incluso traían un nivel (burbuja de aire en un pequeño recipiente con agua) para tener la cámara nivelada.

El tamaño de las placas de estas cámaras (y de su foto resultante) solía ser de 6,5 x 9 cm o 9 x 12 cm. En aquel entonces, la foto sólo era del tamaño de la cámara que la hiciera, así que para fotos tipo poster o cuadro, ya eran necesarios aparatos más profesionales.
Cualquiera que posea una (o más) cámaras de estas, posee un pequeño trozo de historia!


Componentes y ajustes de las cámaras de placas
Conceptos básicos en fotografía


Estas cámaras fueron sustituyendo paulatinamente a las de placas, aunque las sobrevivieron por poco tiempo, más o menos hasta mediados de los 50.

Fue un gran avance, el tema de poder contar con la posibilidad de hacer varias fotos sin tener que estar cambiando el negativo. El principal precursor de tal avance fue el americano George Eastman. No te suena? ajá; y Kodak? ya lo sabía! Efectivamente, este señor sacó allá por el 1.888 un aparato que traía el rollo incluido, bajo el lema "usted apriete el botón, que nosotros hacemos el resto!" el truco? que para revelar las fotos habías de entregar la cámara entera, ya que el rollo era parte de la misma! Te la devolvían con las fotos reveladas y rollo nuevo dentro, pero era algo carísimo; así como 25$ comprar la cámara y 10$ el revelar y recargar el rollo.
Se continuó evolucionando hasta lograr sacar al mercado la película "envasada" en rollos, lo cual facilitaba mucho su uso. Los tamaños más normales de estos rollos (del negativo) eran de 6x6 cm, 6x9 cm, 4,5x6 cm o 4x6,5. De este salto técnico se aprovecharon posteriormente los hermanos Lumière y otros padres del cine.

Para contar el número de fotos o saber en qué parte del rollo se estaba, las cámaras solían poseer una mirilla circular, en su parte trasera, cubierta de vidrio o plástico rojo, o incluso una pequeña tapa móvil a través de la cual se podía ver el número del negativo impreso en la parte trasera (no fotosensible) del rollo. Algunas cámaras incluso permitían el uso de varios formatos distintos de rollo.
Técnicamente eran iguales que sus "competidoras" de placas, y a veces incluso había un modelo disponible para cada. La diferencia era que una iba con caja para placas y la otra con receptáculo para rollo (que se pasaba girando a mano una rueda o palometa al final del eje del rollo). Incluso había acoples para poder usar rollo en cámaras de placas.

Algunas son auténticas bellezas, sobre todo precisamente las de Kodak, que no es que fueran imprescindiblemente las mejores técnicamente, pero su atención al detalle las daba un toque único, como podréis ver.

Más o menos tras la Segunda Guerra Mundial se siguieron produciendo cámaras plegables de fuelle y rollo (rollo clásico, del tipo “120” o “127”, por ejemplo) aunque ya estaban empezando a comerles mucho terreno las cámaras del mismo tipo pero de “pequeño formato”, o sea, las del carrete fotográfico de 24x36mm tal y como los conoces casi hoy en día (y que a punto están de desaparecer también tras el desembarco de la fotografía digital).

El qué cámara es de antes y después de la guerra se puede distinguir normalmente bastante bien a simple vista, pues las últimas son las más modernas, que los de mi quinta (de 1973 soy yo ^^) y anteriores aún podréis considerar como “normales”. Estas cámaras ya venían con su buscador óptico y su botón disparador intregrado en la parte superior de la máquina y no ya en el objetivo (normalmente) a la vez que el típico pie para el flash, que ya empezaba a ponerse de uso entonces, aunque el contacto del mismo aún no estuviera integrado en dicho pie, sino en alguna parde de la cámara (incluso del objetivo) a la que había que “enchufar” el flash por medio de un cable.
Los tratamientos antireflejos de las lentes (imprescindibles para la entonces incipiente fotografía en color) son principalmente una técnica de postguerra.

Pero más de los flashes de entonces podéis ver, entre otras cosas, en su propia sección ”accesorios”.

Estas cámaras son ideales para aprender fotografía, en serio! Son unas máquinas completísimas que usan carrete de fotos de 24x36mm como el que (todavía) puede comprar en cualquier tienda de fotos, comercios, quioscos...

Es increible ver como estas cámaras ya se usaban mucho antes de la segunda guerra mundial, cuando las cámaras plegables de rollo aún estaban de gran actualidad. Y es que el carrete fotográfico si tendrá unos 80 años de edad!

Estas cámaras también siguen disponiendo de un "fuelle" plegable, que permitía su cómodo trasporte cuando estaban cerradas (recordáis esas cámaras de la feria con el payasito?? jeje). Las cámaras que tengo de este tipo son algunas de los años 30 y aún funcionan comu un reloj! Te permitían ajustes de velocidad, distancia, obturador, solían tener temporizador y utilizaban los mismos objetivos que sus contemporáneas de placas o de rollo. Solían tener adosadas chapas con tablas muy útiles para calcular los ajustes necesarios de la cámara, por eso estas cámaras son ideales para aprender a fotografiar.

Estas máquinas son una maravilla y no pierdo la oportunidad de comprarme alguna nueva (demasiado pocas tengo de estas), y es que aún puedes usarlas sin problemas! Además seás el centro de todas las miradas si lo haces! ;-)

Estas cámaras son literalmente...una caja! Era quizás el modo más sencillo de construir una cámara fotográfica; una caja cerrada con un agujero y un negativo dentro (a grosso modo!).

Este tipo de cámaras, aunque te puedan parecer extrañas, fueron de uso muy común desde principios de siglo XX hasta finales del los años 50, más o menos, y fueron incorporando todas los avances técnicos de los otros tipos de cámaras de su tiempo, o casi.

De hecho, cámaras de cajón ya había en el Siglo XIX, pero era para placas fotográficas. La cámara de cajón para rollo la popularizó Kodak en 1888 a raiz de fabricarla para dar salida a su nuevo rollo fotográfico.
Durante años Kodak fue el máximo (si no el único) productor de estos aparatos (vendidos por millones) hasta que en 1915 Alemania reaccionó gracias a los esfuerzos de Afga (que aún no fabricaba cámaras) y se lanzó la Ernemann Film K.
Poco más tarde, a finales de los años 20 despegó finalmente la industria alemana de cámaras de cajón (y rollo) para cubrir el nicho de cámara infantil y/o económica hasta principios de la segunda guerra mundial.
Tras la guerra, volvieron a salir nuevas cámaras de cajón al mercado, pero sólo sobrevivirían en torno a una década, hasta que acabaron por pasar de moda.

Normalmente se componen de un objetivo fijo (claro, es parte de la caja) con un par de posibilidades de ajuste, como diafragmas básicos formados por una placa con agujeros de diferentes tamaños. El cierre era también un resorte simple de "subeybaja". Solían tener, a modo de visor, 2 juegos de lentes y espejos para hacer fotos en horizontal y vertical. Algunas incluían filtros solares, pie para flash…pero su principio era casi siempre el mismo. Tan sólo se intentaba proveer a la cámara de la mayor parte posible de “gadgedts” incorporados a la misma, o se trabajaba en el aspecto visual.

Muchas eran típicas cámaras de regalo para niños, debido a la simplicidad de su manejo y a su robustez, pues no es lo mismo que se te caiga al suelo una cámara plegable con un objetivo óptico (normalmente intercambiable) que que lo hiciera una caja de madera con un par de agujeros. En este apartado destacan Agfa, Kodak y Altissa.
Las que encontréis serán normalmente muy económicas (bueno, en Alemania; en España se pasan 4 pueblos, por lo que he podido ver) y estarán en buenas o muy buenas condiciones, pues no tienen casi nada que se pueda romper.

Muy importante antes de adquirir una de estas, es que saquéis el "casette" interior, donde se colocaba el rollo, para comprobar que está completo, la lente intacta (caso de tenerla integrada) y a ser posible con un portarrollos extraible para insertar el rollo fotográfico (suele ser de madera, metal o bakelita).
Debido a sus grandes superficies planas, se suelen encontrar referencias dentro (normalmente pegatinas) del rollo fotográfico a usar, por norma de la misma casa que la cámara.
Y no os volváis locos buscando números de serie, que rara vez los encontraréis.

Estas cámaras se alimentaban usalmente con rollo fotográfico “120” de formato 6x6 cm o 6x9cm, aunque también las hay de rollo “127” y de otros formatos (más grandes o pequeños), aunque el más normal es que os he comentado e incluso los modelos más antíguos utilizaban placas fotográficas.
Es un tipo de cámara obligada en cualquier colección que se precie!

Vale, quizás la definición "compacta" no se ajuste al 100%, pero es la manera que se me ocurre para definir a las cámaras que utilizaban rollo fotográfico (que no carrete) y, sin embargo, no eran ni cámaras plagables (de fuelle) ni cámaras de cajón.

El gran avance de estas cámaras es que incorporaban un "buscador" óptico, que no es ni más ni menos que la mirilla en la que pones el ojo para buscar la imagen a fotografiar. Ojo! no confundirla con la mirilla de las cámaras reflex, en la que se "mira" directamente a través del objetivo (cámaras SLR) o justo por encima del mismo. Las primeras mirillas fueron plegables para acabar siendo fijas como parte del cuerpo de la máquina. Estas mirillas también se desarrollaron paralelamente en las cámaras de fuelle y rollo mientras aún existieron.

Las últimos modelos con rollo casi pueden considerarse una anacronismo, pero son más a mi parecer un retraso tecnológico, pues estas cámaras se asocian ya más al carrete fotográfico, que estaba en uso desde antes de la 2da. guerra mundial.
Estas cámaras más "modernas" son normalmente de bakelita; algo así como uno de los primero polímeros plásticos que se utilizaron industrialmente; muy utilizado tras la guerra al permitir reducir los costes de venta (al sustiruir metal por esta bakelita, por ejemplo).

Y no, de estas no tengo muchas; de este tipo (compactas y de rollo) se recurría más a las arriba mencionadas de cajón, y perduraron hasta que el carrete desplazó casi definitivamente al rollo, en torno a los albores de los años 60.

Esta es el tipo de cámara que posiblemente cada uno de nosotros haya tenido en su vida...regalo de la primera comunión...comprada con los ahorros para el viaje de fin de curso... Nos maravillávamos de esa casio con flash incorporado y rebobinado de carrete automático!

Pues bien, esas cámaras, por lo menos sus principios, no eran nada nuevo! De hecho, se remontan a fechas tan remotas como 1925, más o menos. En esa época, cuando las placas fotográficas llegaban a su fin, y el rollo de "formato medio" vivía sus grandes momentos, había gente que no se conformaba y buscaba más facilidad de manejo, de revelado...
Es cuando llegaron las cámaras de "pequeño formato" que acabaron consolidando el standard del carrete fotográfico que hoy conocemos de 24x36 mm. Con él se podían realizar 36 fotografías (o incluso el doble con cámaras como las Agfa Parat), sacar el carrete en cualquier lado y poner otro, así de simple! (en teoría). Eran 36 fotos, pues no cabían más en el metro y medio largo que tenía el rollo fotográfico dentro del carrete (años más tarde saldrían versiones con menos fotos, pero no con más!)

El pionero en este sistema fue LEICA (algo más tarde las CONTAX y otras), unas de las mejores cámaras jamás inventadas. Parece mentira que en aquel entonces ya se fabricaran cámaras que poco tenían que ver con sus contemporáneas y sí mucho con las actuales. El que tenga una de las primeras Leicas, la I, II o III tiene un verdadero Tesoro (ojo, también las posteriores son una joya!), pues aparte de serlo de por sí, alcanzan fácilmente precios de los 300 € para arriba!

En base a la Leica, se creó prácticamente toda la tecnología fotográfica rusa, mayormente tras la guerra, saliendo a la luz las FED y las Zorki totalmente copiadas de las Leica (y que en muchas ocasiones se venden como auténticas) que dieron posteriormente paso a marcas más conocidas como ZENIT. El que tenga una de estas “falsas Leicas” no debe sentirse mal, pues también tienen un gran valor en el mercado. Otros paises como Japón o Italia (entre otros) tampoco se quedaron cortos con sus propios plagios de la máquina alemana.

Por desgracia yo no tengo ninguna Leica, ni ninguna falsificación, aunque sí poseo modelos posteriores donde se ve claramente la herencia Leica. Y ojo, que aunque casi todo (o casi?) lo que exponga aquí sea ruso, no quiere decir que este tipo de cámaras sea sólo patrimonio soviético! XD
Dentro de esta clasificación hago 2 subgrupos, que son la cámaras telemétricas (como las Leicas y sucedaneos) y las no telemétricas.

Estas cámaras fueron otra revolución de la fotografía y sus principios nos han llegado hasta nuestros días. Se cambió radicalmente el modo de visualizar la imagen a fotografiar.

Por medio de lentes y espejos, se logró crear una visualización nítida de lo que iba a captar el objetivo, a través de un mirador en la parte superior de la cámara. La lente (o “buscador”) que reflejaba el objetivo (de ahí “reflex”) se situaba justo encima del objetivo de la cámara, con lo que imagen reflejada y captada por el objetivo eran prácticamente la misma. Se las denominó así "Cámaras TLR" (Twin Lens Reflex -> Reflex de lente gemela)

Estas cámaras destacan por su robustez y se usaron tanto en entorno privado como en fotografía profesional durante muchos años, desde antes de la segunda Guerra Mundial hasta casi nuestros días! Usaban rollo y no carrete fotográfico y sorprenden por su complejidad técnica y a la vez sencillez de manejo.

Este tipo de cámaras fue desarrollado por la empresa Franke & Heidecke, más tarde conocida como ROLLEI, que fue después uno de los máximos exponentes del TLR con sus ROLLEIFLEX y ROLLEICORD en todas sus variantes (y otros modelos). Por cierto, ROLLEI era una empresa de Braunschweig, ciudad alemana donde vivo actualmente, al igual que Voigtländer, otro de los grandes de la técnica fotográfica alemana. Actualmente ROLLEI está en berlín.

El formáto de negativo más común de estas cámaras es de 6x6 cm.

Las cámaras réflex de lente simple (o única) SLR -> Single lens reflex, son el desarrollo ligeramente posterior a las TLR, cuyo pionero fue EXAKTA (Ihagee) en Dresden. En ellas se resuelve, o simplifica, el tema de las dos lentes, por medio de un espejo móvil situado justo tras el objetivo. Mientras no se dispara, a través del visor se aprecia la imagen que pasa a través de dicho objetivo, y en su posición "real" (no invertida) y al disparar, el espejo se pliega y deja pasar la luz hasta el negativo. Estas cámaras eran (son) más precisas que las TLR en tanto en cuanto la imagen visualizada es exactamente igual a la imagen recogida en el negativo, cosa que en las TLR no era "exactamene" igual.
Estas cámaras poseen también la ventaja de disponer de objetivos enroscables y fácilmente intercambiables (cosa que las cámaras de placas también solían tener, para ser justos a la verdad), lo que en este caso les permite acoplar lentes con aumentos (zoom) y fotografía cercana (macro) entre otras cosas.
Estas cámaras son, pues, de las más modernas y prácticamente el último estadío de la fotografía antes de llegar a la tecnología digital, que sigue haciendo uso de las SLR.

Por supuesto, hay otros muchos tipos de cámaras que más o menos difícil clasificación. En este apartado incluiría las cámaras "stereo" que poseían dos objetivos simultaneamente. Son muy escasas y preciadas y comenzaron en la época de las cámaras plegables de rollo y sobrevivieron hasta algo después de la segunda guerra mundial, aunque se puede seguir encontrando algún que otro modelo posteriormente.
Aquí se podrían incluir (con ciertos reparos) las cámaras de "estudio"; esas cámaras grandes de madera tras las que se escondía el fotógrafo cubierto con una toalla. Éstas fueron, por supuesto, de las primeras cámaras fotográficas propiamente dichas y tuvieron su uso hasta principios del pasado siglo XX.
Luego hay cámaras que usan tipos especiales de rollo o carrete hechos a medida para dichas cámaras.

Hay otros muchos tipos de cámaras de todo tipo y tan posiblemente extravagantes como cámaras espía con forma de paloma mensajera o microcámaras. Y es que es el mundo de la fotografía, querer es poder!
Incluyo aquí un par de cámaras de cine, que al tener función de un sólo fotograma por disparo, se pueden considerar también cámaras de fotos!

Las cámaras fotográficas no podrían dar todo de sí si no fuera por la gran cantidad de accesorios disponibles para las mismas.

Los había standard, como latiguillos disparadores, trípodes, fotómetros y otros específicos hechos para cada cámara, en muchas ocasiones los flashes de bombilla (aunque éstos puedieran usarse también en muchas ocasiones en otras marcas y/o modelos).
Accesorios ha habido desde que hay cámaras. Las primeras de madera tenían dispadores de pera de aire y los famosos flashes de fósforo. De ahí a los citados flashes, fotómetros, buscadistancias y otros gadgedt, hay una gran variedad de accesorios de los que no debería faltar el uno u el otro en toda colección que se precie.



Agfa Kodak Zeiss Ikon Voigtlaender
Agfa Kodak Zeiss Ikon Voigtländer

Dr. Krügener ICA Ihagee Ihagee
Dr. Krügener ICA Ihagee Ernemann

Bilora EHO/Altissa
Bilora EHO/altissa

No garantizo la veracidad o exactitud al 100% de las informaciones que exponga sobre la historia de las diferentes empresas. Estas páginas sólo tienen caracter informativo y orientativo y no pretenden ser ningún tipo de estudio histórico especializado.

Extraigo las informaciones de varias fuentes, principalmente de internet, y luego las contrasto y complemento entre todas, por lo que no cito ninguna de dichas fuente específicamente como referencia.